Artículos originales

  • En torno a la singularidad de Sewell
  • Around the singularity of Sewell
DOI: 10.5354/0717-5051.2003.5062

Resumen

La imagen de Sewell, campamento residencial-industrial de montaña, con una organización espacial escalonada en el cerro, en un territorio reducido que fue densamente poblado, y con una tipología arquitectónica resuelta en altura, de gran homogeneidad, entrelazando industria con vivienda, da una imagen particular e irrepetible de un asentamiento de excepcional valor sobre el cual hoy se tiene conciencia por lo que se promueve como un Sitio del Patrimonio Mundial UNESCO.

Palabras Claves

Sewell patrimonio cultural de Chile, campamento residencial e industrial, El Teniente -

Abstract

Sewell was a residential-industrial settlement in the mountains organized in terraces on a hillside in a very reduced site. Sewell achieved high densities due to the several storied buildings, which mixed housing and industry harmoniously. The unique image of this settlement is very valuable and that is why it is being presented to be in the UNESCO’s World Heritage List.

 

Keywords

Sewell cultural heritage of Chile, industrial and residential camp, Lieutenant - Codelco.

Introducción

 

Sewell existió desde principios del siglo XX y hasta la década de los 60|, y llegó a tener 15.000 habitantes (652 hab./há). Este campamento, además de estar en la memoria colectiva de todos aquellos que vivieron en el lugar, cuenta con bastante información, ya que si bien la empresa extractiva del cobre ha cambiado de propiedad, sigue en plena producción; el yacimiento tiene aún grandes reservas de mineral y, por el período de explotación a la fecha, es la mina subterránea más grande del mundo. Además de contarse con registros, se tiene un rico legado de libros, publicaciones de revistas y artículos de prensa que permiten conocer cabalmente su singularidad.

Por la ubicación del yacimiento cuprífero El Teniente, Sewell está instalado en la cordillera de Los Andes, a una altura entre los 2.250 y 2.500 metros sobre el nivel del mar. Construido con grandes esfuerzos dado lo alejado de los centros urbanos y lo inhóspito del lugar, es un enclave remoto cuya función residencial hizo posible la actividad minero-estractiva con instalaciones anexas de equipamiento e industriales, concentradas densamente en el Cerro Negro, en el encuentro de las quebradas Coya y El Teniente.

La geografía de Los Andes es majestuosa pero inhóspita, la consolidación de las instalaciones fue un proceso lento de ensayo-error-rectificación que refleja la voluntad y perseverancia de quienes participaron para vencer las dificultades que las condiciones geográficas y climáticas imponían a un territorio de instalación más bien escaso en las laderas del Cerro Negro. El clima es frío, con nevadas que en los meses invernales (junio agosto) fluctúan entre los 0,60 a los 6,42 metros por mes, y con las precipitaciones que fluctúan entre los 25,8 a 471,70 mm de agua caída en un mes, no existiendo vegetación en ese lugar y a esa altura sobre el nivel del mar.

El lugar obligó a subir mediante el ferrocarril, lo indispensable desde Rancagua y Graneros: todos los materiales y maquinarias propias de la explotación minera, y todos los alimentos y bienes muebles para dar satisfacción a las necesidades de la población.

Como resultado de este tesón, en Sewell se manifiesta un valor de fortaleza humana que se expresa especialmente en las construcciones resueltas en entramados de madera y metálicos, una respuesta lógica para una construcción con materiales livianos de transportar y de elementos livianos de montar en épocas de verano, sobre fundaciones pétreas de mamposterías u hormigones. Sewell expresa, además, simplicidad volumétrica y el uso de elementos repetitivos de construcción, logrando los objetivos con economía de medios.

En las laderas del Cerro Negro el emplazamiento de las construcciones es concentrado  y en escalamiento, siguiendo las curvas de nivel, disponiéndose en la ladera sur, las instalaciones industriales. Al centro y al norte están las instalaciones administrativas y residenciales.
La importancia del significado de este asentamiento humano se expresaba ya en 1978:   

"La construcción de este campamento es una gesta que no se puede olvidar.  Está emplazado en la confluencia de las quebradas Teniente y Coya entre 2.000 y 2.250 m. sobre el nivel del mar.  El entorno no es un hábitat favorable a los instintos y reflejos del hombre.  Es un medio ambiente ajeno, acondicionado con penosos esfuerzos, incluyendo desastres que costaron vidas humanas.  Es una creación económica lograda para un objetivo específico que ha evolucionado con el tiempo. De difícil acceso, con sus edificios, altos en su gran mayoría, emplazados y orientados según la forma y pendiente del cerro.  Con gran concentración de las instalaciones como producto de la topografía poco acogedora y del clima riguroso.  Constituye una FORMA colectiva que impresiona al visitante por las siguientes características:

- Majestuoso. El total es fácil de captar al aproximarse por tierra al Campamento por cuanto se encuentra enclavado en el lomo de un cerro de alta pendiente.  Esta claridad visual se sigue manteniendo  al recorrer la escalera, espina dorsal, del Campamento. Esta característica de legibilidad del total no es común encontrarla en establecimientos humanos (ciudades horizontales).

- Emotivo. Este escenario físico, y su telón de fondo, obliga a las personas, en su vivencia, a mirar hacia arriba creando una imagen vigorosa, indeleble en el observador.  Es la resultante de sucesivas fases de lo que construyeron quienes vivieron y se esforzaron a desafiar las duras condiciones de la naturaleza, de aislación en invierno y de convivencia compacta y obligada. Son testimonios de acciones muy difíciles de imaginar o efectuar hoy, y sin embargo, son la expresión externa que va más allá de un Campamento; hay que reconocer que se obtuvo un complejo único, típico y exclusivo ubicado en la VI Región de Chile.

- Estructurado. Para la fijación de una imagen, otro acierto es la organización espacial de los edificios en torno a las circulaciones peatonales que con la jerarquización y organización en árbol de las escaleras y senderos hacen fácilmente comprensible el total de las instalaciones.  Dan seguridad física y sicológica dentro del entorno agresivo y todo esto se ve matizado con el emplazamiento de los edificios siguiendo las curvas de nivel que aportan un factor de sorpresa y de encanto propio con el cambio en las perspectivas producidas por la falta de paralelismo de las construcciones.

- Espectacular. La forma de las construcciones, su similitud, el número de pisos, el ancho de crujía, la permanente expresión de la escala humana y la pilarización de las construcciones obedecen a un aprovechamiento óptimo de los materiales usados.  La madera y el acero.  El uso de la madera, hasta cinco pisos de altura, con dos sistemas de expresión formal (hermético o con pasillos laterales), es único dentro del país; por lo tanto, como FORMA da una imagen particular que para los habitantes o visitantes sólo es identificable con Sewell. Fuera de su función eminentemente utilitaria esta FORMA obtenida, tan poderosa, de fácil comprensión, de trazado claro y adaptado a la topografía, con una tipología constructiva única, logro más allá de lo práctico; se alza como un SIMBOLO del espíritu de esfuerzo colectivo que sin proponérselo en su gestación forma parte del patrimonio arquitectónico del país  ( 1).

En el trazado urbano no hay principios geométricos de composición, ni unidades asimilables a manzanas, la organización espacial se ordena en torno a la Escalera Central que tiene un punto principal en lo que fuera la Estación de Ferrocarriles, siendo el espacio público mayor al cual se enlazan callejuelas peatonales y conexiones a otras escaleras que recorren todo el campamento. Así, en su apogeo este asentamiento hizo realidad la "ciudad caminable", pero por escaleras, creándose una multiplicidad de perspectivas visuales sorprendentes.

La imagen de esta organización espacial escalonada en un cerro, en un territorio reducido y por tanto con alta densidad de población, y con una tipología arquitectónica resuelta en altura, de gran homogeneidad, entrelazando industria con vivienda, es particular e irrepetible, dando lugar a un asentamiento de excepcionales características, cada día más valorado no sólo por los expertos sino también por la sociedad.

El orden social que tuvo Sewell se caracterizó a partir de relaciones principalmente laborales: todo el ordenamiento y las facilidades en el asentamiento estaban orientadas a mantener o elevar la productividad creando un ambiente de satisfacción, de optimismo, de seguridad y de permanencia laboral (beneficios económicos comparativamente superiores al resto del país), creándose en muchos sewellinos un gran sentido de arraigo y pertenencia al lugar, a pesar de no ser propietarios del suelo y su vivienda. En resumen, se dieron las condiciones para un proyecto común satisfactorio de vida de sus habitantes, los que manifestaron valores de solidaridad, cooperación participativa, sentido de comunidad y también respeto por la naturaleza circundante.

 

1. Sewell y sus valores universales

 

El Conjunto Arquitectónico, en este caso residencial e industrial, corresponde al concepto de Conjuntos de Edificios tal como éstos son definidos en el Artículo 1 de la Convención del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural. Se trata de grupos de edificios separados o conectados en los que por su arquitectura, homogeneidad o su emplazamiento en el paisaje se exprese un valor universal desde el punto de vista histórico, del arte o la ciencia .

Estos bienes son de valor universal excepcional y satisfacen un conjunto de criterios, que, para el caso de Sewell, se cumplen según se refiere a continuación.

 

1.1. Representa una obra maestra del genio y la creatividad humana

La explotación en gran escala del mineral El Teniente fue un desafío mayor a la creatividad del hombre para resolver todo tipo de obstáculos. Las múltiples dificultades de un medio inhóspito, adaptado con grandes y penosos esfuerzos, no exento de desastres y pérdidas de vidas a veces, no desalentaron la voluntad de instalación humana. Sewell logró consolidar los aspectos residenciales básicos para hacer llevadera una existencia razonable a una población orgullosa de su quehacer, a partir de una particular dinámica de intercambio de valores humanos, desarrollada en los seis primeros decenios del siglo XX, con fuerte arraigo al lugar, especialmente en los niveles de empleados y obreros con sus respectivas familias.

 "Dignos de los procesos de Hércules fueron los esfuerzos que realizaron los hombres que empezaron la explotación de la misma, que construyeron las primeras vías de comunicación y que instalaron y echaron a andar las primeras plantas. Tuvieron que luchar con toda clase de privaciones y contratiempos.  Su capacidad, su fortaleza y su decisión les dieron el éxito.  Sobre estos cimientos, de méritos relevantes, se ha levantado lo estructura de la obra que es la empresa actual. A la presente generación de trabajadores de El Teniente le es beneficio mirar ese pasado fecundo para decidirse a construir con las herramientas de hoy un futuro que sea capaz de enorgullecernos (2). 

1.2. El bien exhibe una importante dinámica de intercambio de valores humanos, durante un período de tiempo o dentro de un área cultural del mundo, aplicado a la arquitectura, tecnología, obras monumentales, planificación urbana o diseño del paisaje.

La necesidad de adaptación al lugar de la tecnología de construcción en madera en varios niveles de altura y con un clima severamente adverso, condujo a la aplicación de los principios del Platform Frame introduciéndole variantes para lograr una razonable permanencia en el tiempo. 

Este Conjunto Arquitectónico es la expresión externa de su realidad interna, alcanzada por los postulados orientadores de la Empresa, esto es: 

  • Seguridad para el personal.
  • Funcionalidad, logro del máximo de objetivos con el empleo del mínimo de recursos, pero con alto grado de adecuación. De ahí la expresión austera de los edificios y el empleo de elementos constructivos repetitivos. 
  • Confortabilidad en pro de la productividad.
  • Equipamiento urbano de alto nivel en su época, en un contexto de usuarios con remuneraciones altas.

 

1.3. Es un testimonio único, o por lo menos excepcional, de una tradición cultural o de una civilización.

En la actualidad, el Campamento de Sewell es un símbolo: forma  parte de la memoria colectiva de quienes vivieron y trabajaron allí, los que mantienen nítidos los recuerdos de sus vivencias, y su identificación con el lugar, por lo cual desean que se deje plasmado en el espacio, al menos parte, de lo que algún día fue su hogar y su fuente de trabajo, para que otras generaciones y culturas conozcan lo que para ellos aún es un orgullo y una emoción del alma. 

También, el Campamento Sewell, a través de una conocida foto nocturna,  ha pasado ha constituir una suerte de ícono de la gran minería del cobre de Chile -particularmente de CODELCO, Empresa del Estado que administra las diferentes Divisiones de producción minera del cobre- pero traspasando los límites de la División El Teniente donde se enclava.

 

1.4. Es un ejemplo excepcional de un asentamiento tradicional representativo de una cultura, especialmente cuando ella se ha vuelto vulnerable.

La  materialidad estructural de los edificios es la madera, elemento biodegradable al sobrepasar un 25% de humedad o ante la acción del fuego. Sewell es vulnerable al impacto de cambios irreversibles, y contribuye a ello el desalojamiento, existiendo varios edificios sin reutilizar.

Su ubicación lo expone a inconvenientes propios de la dinámica geográfica del territorio andino, en un proceso paulatino en el tiempo, que va atentando contra la integridad del conjunto.

El sitio está  expuesto a precipitaciones en todas sus formas, y al viento, como factores degradantes de los elementos construidos, tanto por oxidación o desgaste, como por las solicitaciones y esfuerzos a que son sometidas sus estructuras.

Su particular sistema constructivo, que se basa en el uso extensivo de la madera especialmente en los edificios que fueron construidos con destino habitacional, tiene un proceso de deterioro, ya sea producto de agentes orgánicos como los ataques de hongos y/o bacterias, así como de insectos xilófagos (que afortunadamente por la altura y las temperaturas no son actualmente un peligro); además hay que considerar los componentes físico-químicos propios de los procesos extractivos y faenadores del mineral.

 

2. Sewell, ¿campamento o entidad urbana?

 

Para este análisis, es necesario identificar, las características generales de lo que es un campamento, su discusión como entidad urbana propiamente tal y, también, las características particulares de Sewell para realizar la comparación con un bien similar.

 

2.1. Características generales de un campamento

  • Es un asentamiento humano con características de enclave, a veces remoto, asociado a una fuente de explotación económica, generalmente minera o industrial.

Para sus habitantes trae aparejada la situación de enclaustramiento territorial que los afecta en lo social y cultural, creándose una forma de percepción de la realidad consecuente con la forma de ser de sus habitantes.

  • Un campamento es un satélite residencial de una ciudad multifuncional que atiende una gran parte de las necesidades del campamento y lo vincula con otros centros poblados.

  • Un campamento tiene un ciclo de vida en el tiempo que es: inicio desarrollo apogeo abandono, en un horizonte de tiempo que suele no superar un siglo.

Esto involucra transitoriedad tanto del asentamiento como de sus trabajadores que tienen que alejarse una vez cumplida su edad productiva.

  • El polígono territorial del campamento y sus bienes inmobiliarios son sólo de una Empresa propietaria (privada o estatal).

Esto significa que la empresa propietaria debe asumir un rol paternalista atendiendo todas las necesidades de la población conforme a sus conveniencias.  A su vez la empresa ejerce una protección o resguardo al campamento, manteniendo una fuerte vigilancia.

Cabe hacer notar que para esta característica, que es la más distintiva, los países anglasajones fueron más certeros en la designación de estos asentamientos denominándolos genéricamente Company Towns .

  • La empresa propietaria vincula al campamento con un puerto (s) o terminal para exportación de su producto a los mercados nacionales o internacionales.

  • Todo habitante de un campamento es escogido por la empresa, o es algún familiar directo de un habitante, por lo tanto, hay un contrato laboral y una aceptación de las normas que impone la empresa.

  • La administración del territorio del campamento la ejerce la empresa propietaria, reconociendo la legislación vigente, complementándola con disposiciones acordes a su objetivo.  Esto es fijación de reglas de comportamiento, y la conducta de los habitantes es regulada, ejerciéndose un control de hábitos de los trabajadores y de sus familiares.

  • Las directrices de la empresa propietaria muchas veces supone disposiciones de organización espacial conducentes a crear, sin contrapeso, una segregación de los habitantes por agrupación de vecindades de obreros, empleados o directivos e, igualmente, por disposición del equipamiento (clubes sociales, colegios, áreas deportivas).  Esta situación se refleja nítidamente en el espacio del campamento.

  • La personalidad de un campamento (imagen urbana, modo de vida) puede ser o estar especialmente reforzada por la naturaleza de la empresa que asegura su construcción y su gestión.

Por lo general, los espacios públicos son comparativamente reducidos y la imagen urbana se ve fuertemente marcada por una unidad formal que es el resultado del uso de elementos repetitivos con disposiciones regulares y uniformes de sus componentes arquitectónicos y constructivos.

Cabe destacar que por la ausencia de propiedad privada, no hay cabida para las iniciativas particulares de mejoramiento del entorno inmediato.

La administración general y oficina de ventas de la empresa propietaria están fuera del campamento, en una metrópolis, por sus relaciones nacionales e internacionales.

  • La actividad económica de los habitantes de un campamento es absolutamente dependiente de la empresa propietaria.

  • Pasado un cierto umbral de magnitud de la población y de sus demandas por satisfacción a sus necesidades, la empresa propietaria se ve excedida por los costos de operación y mantención del campamento, por lo que los habitantes, por lo general, recurren al Estado para que mediante sus organismos establecidos intervenga y de apoyo a los requerimientos de servicios que solicitan los habitantes

  • El destino del campamento no depende de sus habitantes sino de las decisiones que adopte la empresa propietaria.

Por el desarrollo alcanzado en las comunicaciones, en infraestructura vial, en los sistemas de transporte, y con la aparición de las telecomunicaciones, hoy es muy improbable que asociado a un centro remoto productivo se construya un nuevo asentamiento humano con el concepto de campamento, en atención al alto costo que para la empresa propietaria significa resolver todos los requerimientos que tiene un asentamiento humano para el desarrollo integral de los habitantes.

Su evolución ha sido la creación de establecimientos que den atención de hotelería de alto nivel, incluyendo climatización artificial para crear un micro ambiente grato, hospitalario con invernaderos e instalaciones recreacionales para los trabajadores que permanecen por períodos relativamente cortos en el lugar, teniendo a sus familiares en algún centro urbano hacia el cual pueden viajar con frecuencia.

 

2.2. La discusión del  concepto de campamento como entidad urbana

Claude Chaline, en su libro Les villes nouvelles dans le monde (), aclara que un campamento no cumple las condiciones de entidad urbana o ciudad propiamente tal, a saber:

  •  La realización de una nueva ciudad debe efectuar la planificación hasta su término, en perfecta concordancia con el esquema estructurante general propuesto, lo que es garantía de su unidad de organización.  Esto no impide la realización de ajustes ligados a situaciones de coyuntura. La voluntad de organización mayor del espacio y su permanencia activa jamás serán puestas en duda, implicando esto, continuidad del manejo del suelo y flujos de inversión continuos.

  • Calidad de los servicios y variedad de oportunidades de trabajos ofrecidos a los habitantes, permitiendo al mayor número de residentes trabajar en el lugar.  Este criterio  opone a la ciudad propiamente tal, con los asentamientos de tipo dormitorio u otro tipo de satélites, como son por ejemplo, los balnearios.

  • Una ciudad propiamente tal debe generar identificaciones para sus propios habitantes y para los otros: identificación geográfica con el lugar  y la región; identificación cultural y social por la calidad de las interrelaciones; identificación colectiva 3y social con un proyecto de futuro.  Sin duda, la identificación con el lugar puede estar fuertemente marcada por las realizaciones urbanas y arquitectónicas.

 

2.3. Sewell: campamento residencial-industrial de duración limitada 

Los primeros cincuenta años de Sewell, y la idea del traslado, en 1957.

Hasta su apogeo, Sewell, tuvo un régimen de enclaustramiento, teniendo al ferrocarril, Rancagua-Sewell, como el gran vínculo con el resto del país.

Sewell se inició en 1905 creciendo y desarrollándose hasta 1966, que fue su época de esplendor, siendo entonces la empresa propietaria, de capitales norteamericanos ( Braden Cooper Co. ).

En ese momento el campamento Sewell llegó a su umbral crítico de costos de mantención para la empresa propietaria, por lo que se visualizó ya en 1957, la opción de hacer el traslado de los habitantes al valle.  

El inicio del proceso de traslado en 1969.

El proceso de trasladar los habitantes de Sewell a Rancagua se inició realmente en 1969, habiéndose nacionalizado el cobre de la gran minería, proceso que culminó cerca de 1980 (CODELCO Chile, División El Teniente, contando con el puerto principal de embarque en San Antonio).

Sin embargo, si bien es cierto que Sewell fue desalojado, no significó su total abandono ya que las actividades industriales del Concentrador, continuaron plenamente sus funciones las que cesarán en el año 2004. Los trabajadores empezaron a viajar diariamente desde Rancagua a Sewell en buses, con las facilidades proporcionadas con la nueva "carretera del cobre", la que trajo la supresión del lento ferrocarril existente.  Los buses llegan a Alto Colón, luego se sigue un tramo en ferrocarril subterráneo, y finalmente se usa el pique Sewell, emergiendo en el área industrial del campamento.

La reducción de las instalaciones

Durante, y a continuación del desalojo del campamento, vino la reducción de sus instalaciones residenciales y de equipamiento, lo que significó una disminución equivalente a un 63% de toda la superficie construida, esto es 155.269,65 m2.

La zonificación del área residencial que tuvo Sewell en su época de apogeo reflejaba claramente la disposición de segregación de sus habitantes según su rol laboral, creándose en el centro del campamento el equipamiento de elementos comunes a todos sus habitantes (hospital, teatro, escalera central o espacio de encuentro).

La etapa 1980-1998 del campamento Sewell tuvo la característica de dormitorio y comedores para el personal de los contratistas, en los hechos, un nivel inferior de un servicio de hotelería y de recreación para sus trabajadores.

 

3. Comparación de Sewell con otros bienes similares 

 

ÁMBITO NACIONAL

Chile, por su vocación minera, tiene un nutrido elenco de bienes que se encuentran en la categoría de Campamento , los principales, por su población e instalaciones, están vinculados al cobre y al salitre.

Dentro de este universo, las oficinas salitreras de Santa Laura y Santiago Humberstone presentan características comparables con Sewell, sea por similitud o sea por contraste.

Por similitud:

  • Las oficinas conforman un paisaje cultural inserto dentro de la pampa, medio natural que por su aridez y falta de vegetación presenta difíciles y hostiles condiciones para la vida humana.  Esto, unido a las extremas condiciones laborales que debieron enfrentar los trabajadores del salitre materializan una acción heroica de conquista y posesión del territorio para extraer su riqueza.

  • Han tenido un proceso de desmantelamiento después de su paralización definitiva y desalojo en 1958 que ha significado una lamentable reducción de su patrimonio tangible.

  • En 1970 estas oficinas fueron declaradas Monumentos Históricos por D.M.E. Nº320 (16.01.1970) y están en el listado de postulación a Patrimonio de la Humanidad.  Todo esto ha significado una detención del desmantelamiento reductivo.

  • El recuerdo de la memoria colectiva de quienes habitaron estas oficinas como el impacto que recibe el visitante al recorrer las instalaciones del sitio que, aunque son austeros, tienen elementos formales impactantes que enorgullece y emocionan como una obra digna y poderosa de la creación humana.

  • Fueron asentamientos aislados, vinculados a Iquique por ferrocarril, en que la Empresa propietaria proporcionaba la satisfacción de las necesidades básicas, daba la protección necesaria y regulaba la conducta de sus trabajadores.  Su extensión es de dimensiones caminables y sus construcciones se realizaron con un patrón de homogeneidad dando valor al conjunto.

  • Arquitectónicamente, las construcciones habitacionales se estructuraron con entramados de madera, en este caso pino oregón importado, y las construcciones industriales, de preferencia se estructuraron principalmente en acero.

  • En atención a que estas oficinas salitreras fueron declaradas Monumentos Históricos, su futuro es destinarlas al turismo cultural como un museo de sitio.

Por contraste:

  • El emplazamiento es en un territorio prácticamente horizontal con amplia disponibilidad de superficie, lo que se tradujo en una organización espacial urbana regida por la racionalidad traduciéndose en un esquema de trazado de geometría ortogonal, de fácil lectura, de calles y pasajes cuyo espacio abierto público es la plaza.

  • Por la disponibilidad de superficie horizontal, la altura de las edificaciones se desarrolló prácticamente en un solo piso y la principal protección contra el clima es mediante sombreaderos.

  • Al ubicarse históricamente en un tiempo anterior a Sewell que se inicia en 1872, las condiciones a lo que entendemos por calidad de vida, tenían un nivel de satisfacción muy reducido (nivel de remuneraciones, condiciones de confortabilidad de las edificaciones, uso de elementos domésticos en base de energía eléctrica) lo que incidió en muy distintas condiciones de relaciones y trato entre la Empresa propietaria y sus trabajadores.

 

Ámbito internacional 

De acuerdo con CHALINE (4), se cuenta con una alta tradición de ciudades monovalentes o monofuncionales en el mundo, y que están vinculadas a la industria extractiva o manufacturera. Es el caso de Le Creusot en Francia; las Company-Towns en los países anglosajones marcando la conquista del espacio por un capitalismo triunfante hasta las primeras decenas del siglo XX; y aquellas que se crearon en Europa en los estados socialistas antes y después de la segunda guerra mundial (ex URSS, Karaganda, Magnitogorsk, Bratsk, Sumgait, Togliatti y Naberzhmye Chelny: Polonia, Nova Hutta, ex RDA, Frankfurt am Oder; Hungría, Tatabanya), donde el inconveniente mayor de estas ciudades reside en los altos riesgos que ocasiona la contaminación ambiental de la industria sobre el sector residencial; en algunas de estas ciudades se aminoró este problema cercándolas artificialmente con bosques (Lenninvaros Dunanjvaros).

Estas ciudades permiten un ejercicio comparativo similar en el ámbito internacional, respecto de lo visto para las oficinas salitreras de Santa Laura y Santiago Humberstone ( lo que Sewell fue ).

Entre las nuevas características cualitativas que afectan al Campamento son muy significativas, tanto la Declaración de Zona Saturada medio ambientalmente como la Declaratoria de Monumento Nacional, que han producido nuevas e importantes decisiones.

Así ha parecido de mayor beneficio e interés buscar ejemplos por referencia a  lo que esperamos  que Sewell sea en el futuro , como el de la Mining Area of the Great  Cooper Mountain in Falun , Suecia, siglo XVII, e inscrita en UNESCO el 16 de diciembre de 2001.

Así, apoyándonos en que en 1999 CODELCO-Chile, División El Teniente, elaboró un Plan Estratégico para la Conservación de Sewell a través de la contratación de un estudio que desarrolló el Area de Ecoturismo de la Fundación Chile, se observaron experiencias similares internacionales que están en la práctica del turismo y la cultura, previa descontaminación y reciclaje de sus sitios:  Industrial Heritage Atractions, Northumberland, UK;  Bettersea Power Station, UK;  Templeboroung Steel Plant, Rotherham, UK;  Keweenaw, Michigan, U.S.A.; Kennicott Mining, Town, Wrangell Mountain, St  Elias  National  Park,  Alaska U.S.A.; Grants, New México U.S.A.; Keystone State Park, Westmoreland County, Pennsylvania, U.S.A.; Stanton Illinois, U.S.A., las que en sus planteamientos muestran un esfuerzo por generar atracciones turísticas insertas en parques y reservas  naturales con áreas de esparcimiento, museos, hoteles, restaurantes, y subsisten con éxito explotando el interés que generan como lugares legendarios.

Finalmente, se ha seleccionado la que fue una Company Town, la Kennecott Mining Town, Wrangell Mountain, St Elias National Park, Alaska U.S.A., porque es una combinación de atracciones naturales, glaciares, cerros, volcanes, minas de cobre y el campamento minero de Kennicott abandonado, ghost town o ciudad fantasma en el mayor Parque Nacional y Reserva Natural de los EE.UU.  La mina fue cerrada en 1938, y el parque y sus instalaciones quedó inscrito en 1979 como un sitio del World Heritage Site.

Existe una gran variedad de visitas y excursiones que combinan visitas al Parque Nacional y sus atracciones naturales con visitas a las minas y campamento minero.  Kennecott es una pequeña población minera abandonada y una de las atracciones más populares incluidas en las excursiones y paseos que ofrecen agencias de turismo.  Kennecott era una de varios campamentos mineros del distrito, vinculados con las minas Bonanza (a 1800 m de altura) Jumbo y Erie.  En la actualidad a estos lugares se puede acceder en automóvil y existen zonas para estacionar. Existe una gran similitud entre Kennecott y la situación de El Teniente y Sewell que no son casualidad, tanto Kennecott y sus minas asociadas como Sewell  y El Teniente fueron explotadas por la misma compañía la Kennecott Copper Corporation.

Kennecott se encuentra rodeado de parajes de gran interés y belleza como el Río y Glaciar Kennecott, el Río Gilahinael y numerosas montañas con cumbres que llegan a los 4570 m de altura.  Las atracciones más populares  que se ofrecen son las maquinarias y sistemas de transporte de  mineral, maquinarias de molienda, talleres, plantas de generación de electricidad y vapor, almacenes de depósito de herramientas y maquinaria, oficina de administración, hospital, bunkhouse (típica barraca de la Kennecott, con dormitorios en el nivel superior y facilidades para cocinar, comer y lavarse en el nivel inferior).  Depósito de trenes, locomotora y vagones de carga, escuela, Recreation Hall o centro de recreación y la balsa para cruzar el río Kennecott.

La historia de Kennecott comienza en 1900 cuando exploradores descubrieron la ladera de una colina que parecía  un campo de pastoreo ideal para alimentar sus cabalgaduras.  El verde que habían avistado resultó no ser pasto sino el verde del cobre.  A partir de este incidente muy pronto nació un campamento donde llegaron a vivir 600 mineros.  En veinte años el sitio resultó tener la veta con concentración de mineral de cobre más rica del mundo y Kennecott se convirtió en una company town perteneciente a la compañía minera, con viviendas para operarios, personal administrativo y sus familias, lavadero, escuela y hasta una cancha de tenis con piso de madera (actualmente una ruina).

En 1911 se construyó un ferrocarril para transportar el mineral hasta el puerto de Córdova.  La estructura más importante de este poblado lo constituía el Mill o molino de 14 pisos de altura donde el cobre era procesado para su transporte.  Para la década del 30 el rendimiento de las minas comenzó a disminuir y en 1938 la Kennecott Copper Corporation abandonó las explotaciones mineras y en muy corto tiempo Kennecott de convirtió en una población vacía.  Los muebles equipamiento y edificios fueron abandonados en el lugar y han quedado allí hasta el día de hoy para el interés y curiosidad de los visitantes.

En 1986 el Congreso de EE.UU confirió a Kennecott el estatus de Hito Histórico Nacional.  En 1998 el Servicio de Parques Nacionales (NPS) compró e incorporó en su patrimonio el sitio de las Minas de Kennecott agregando así un recurso cultural muy importante al Parque Nacional de Wrangells-St.  Elías conocido como America s Mountains Kingdom  (5).

 

4. Nuevas condiciones de Sewell para su valoración patrimonial

 

En la década de los años 90 se han creado nuevas condiciones cualitativas para Sewell:

Codelco se compromete en nivel corporativo con la preservación del patrimonio minero, en especial en lo referido a las instalaciones de Sewell y Potrerillos.

El año 1994, según D.S. Nº179 (16.11.94), del Ministerio Secretaría General de la Presidencia, se declara como “Zona Saturada” un área de 120.000 Hás., en torno a Caletones, en la cual se inserta el campamento Sewell.

El año 1998, según Decreto Nº81 (12.05.98), la Comisión Nacional del Medio Ambiente, CONAMA establece el “Plan de Descontaminación para el área circundante a la Fundición Caletones”, lo que implica la erradicación de la población de Contratistas que residía en el campamento.  Esta acción se llevó a cabo finalmente el 31 de diciembre del mismo año.

El año 1998, según D.E. Nº857 (27.08.98, Ministerio de Educación, Diario Oficial de 27 de septiembre de 1998) se declara Sewell como Monumento Nacional en la categoría de “Zona Típica y Pintoresca de la VI Región”, la cual contó con el patrocinio de Codelco Chile, División El Teniente, y el apoyo de la Intendencia Regional.

Por otra parte, en diciembre de ese mismo año, la Cámara de Diputados propone crear en Sewell el “Museo Nacional de la Minería”, el que fue inaugurado el 19 de diciembre de 2002.

En 1999 CODELCO Chile, División El Teniente, elaboró un “Plan de Acción Estratégico” para la conservación de Sewell.

Cabe destacar que al disponerse de una protección legal mediante el Decreto Nº857, antes citado, el Conjunto Arquitectónico que se postula entró en una nueva etapa que hace posible que su estado de conservación pueda ser controlado mediante un plan económicamente sustentable.

Se pasó, así, de un futuro incierto, a una situación que es un nuevo desafío al genio humano: preservar Sewell para que sea conocido por las generaciones venideras. Todo lo que se realice hoy será en la perspectiva de complementar este conjunto como patrimonio chileno y de la humanidad.

 

5. Galería   

 

 Vista del edificio Nº152 

     

Fig.1. Vista del edificio N°152, y puente Rebolledo. Solana del cerro Negro. Foto: L. Gómez L., c. 1997. ©
 

 

 Vista de escalera central de Sewell 

     

Fig.2. Vista de escalera central de Sewell, con mejoramiento de fachadas en los edificios del entorno en el año 2000, luego de la declaración del campamento como Monumento Nacional. Foto: L. Gómez L., 2002. ©

Vista de escalera central desde abajo hacia arriba 

     

Fig.3. Vista de escalera central desde abajo hacia arriba. Foto: L. Gómez L., 2002. © 

Plano de Sewell indicando edificios industriales y habitacionales  

     


Fig. 4. Plano de Sewell indicando edificios industriales (achurado); servicios y otros (negro), y habitacionales (gris). Sociedad minera El Teniente S.A. 1972 (IG4-23101), en: GÓMEZ LEROU, Sewell. Informe en Departamento de Ingeniería General, CODELCO CHILE, El Teniente. Carpeta en formato 54 x 42 cm, 64 págs., planos, fotos y memoria. [Expediente realizado con la finalidad de registrar y relevar las instalaciones de Sewell antes de su demolición, reúne documentos dispersos y de difícil accesibilidad]. 

 Aspecto general de Sewell, en vista vertical 

     


Fig. 5. Aspecto general de Sewell, en vista vertical, reproducción delineada, a partir de fotografía del S.A.F. de Chile, 2002, expuesta en "Chile desde el aire", exposición realizada en la F.A.U. de la Universidad Chile. Se observa el área demolida, donde quedan las fundaciones de los edificios como única huella de su existencia. 

 

Citas 

[1] GOMEZ LEROU, Luis. Sewell, Trabajo ING Nº76-320ª, 1976-78. Revisor Jorge Ramírez. Ejemplar copia en: Biblioteca F.A.U. U. Chile, 60 págs., inédito.
volver
[2] Editorial de la Revista “El Teniente”, Nº60, Dic. 1958.
volver
[3] Chaline, Claude, Les villes nouvelles dans le monde, Presses Universitaires de France, 1985, p. 11. Consulta por gentileza de M. Isabel Pavez R., 2003.
volver
[4] Ibidem.
volver
[5] Plan de Acción Estratégico para la conservación de Sewell. Informe Área Ecoturismo y Gestión Ambiental. Fundación Chile – MECSA
volver